Inicio Reflexiones Guitarra Engineering Programación Win32

El hospital

Portada / Reflexiones / Superación personal

Autor desconocido

Había una vez dos hombres, los dos con enfermedades graves, en la misma pequeña habitación de un gran hospital. Pese a ser una habitación minúscula, tenía una ventana que miraba al mundo. A uno de los pacientes lo ubicaron al lado de ésta y todos los días le describía a su vecino el paisaje y lo que sucedía.

En él había patos y cisnes y los chicos se acercaban para arrojarles pan y hacer navegar sus barquillos. Los enamorados caminaban tomados de la mano junto a los árboles y había flores y canteros de césped y juegos. Y al fondo, detrás de la hilera de árboles, se veía un espléndido panorama de la ciudad, recortada contra el cielo.

El hombre acostado escuchaba las descripciones que le hacía el otro, disfrutando cada minuto. Oía que un chico casi se había caído al lago y lo lindas que estaban las chicas con sus vestidos de verano. Las descripciones de su amigo, en definitiva, le hacían sentir que prácticamente podía ver lo que pasaba afuera.

Una tarde muy agradable, se le ocurrió: ¿Por qué el hombre de la ventana debía tener todo el placer de ver qué pasaba? ¿Por qué no iba a tener él una oportunidad? Se sintió avergonzado, pero cuanto más trataba de no pensar así, más quería el cambio. ¡Haría cualquier cosa!

Una noche, mientras miraba el techo, el otro hombre se despertó de repente con tos y ahogos, y trató desesperadamente de alcanzar el botón para llamar a la enfermera. Pero el hombre lo observó sin moverse, incluso cuando el sonido de la respiración se detuvo.

A la mañana, la enfermera encontró al otro hombre muerto y, en silencio, se llevaron su cadáver. Cuando lo consideró oportuno, el hombre preguntó si no podían cambiarlo a la cama que estaba al lado de la ventana. Lo trasladaron, lo instalaron y lo pusieron cómodo. En cuanto se fueron, con dificultad y laboriosamente se incorporó y se asomó por la ventana.

Enfrente había una pared blanca....


Analogía y comprensión

:
Hay que darlo todo, hasta que duela. Madre Teresa de Calcuta


Canción relacionada a esta reflexión:

Bed by the window
Por Tony Melendez

Two old friends shared a room in a home for the elderly
Confined to their beds their bodies giving way
Old Joe lay by the window and watched the day go by
And Bill lived to hear him tell about the world outside

They shared with each other the stories of their lives
And relived all their memories and dreams of a better time
Outside the leaves were changing, summer turned to fall
And from the bed by the window old Joe described it all

    From, the bed by the window he'd tell how the children played
    The lovers in the park, the ducks out on the lake
    The little boy swept the sidewalk when the sun came up each day
    From the bed by the window he told it just that way
On a cold winter morning in the light of the dawn
The bed by the window was empty old Joe had passed and gone
They moved Bill by the window he couldn't hold back the tears
He'd finally see the view outside after all these years

    From the bed by the window he couldn't see out at all
    There was nothing out that window but an old brick wall
A new friend shares a room in a home for the elderly
Confined to his bed his body has given way
Now Bill lay by the window as the days go by
And his new friend left to hear him tell about the world outside

    From, the bed by the window he'd tell how the children played
    The lovers in the park, the ducks out on the lake
    The little boy swept the sidewalk when the sun came up each day
    From the bed by the window he told it just that way
Two old friends shared a room in a home for the elderly


Bibliografía

Se desconoce su procedencia. Este texto fue recogido de Internet, por lo tanto, su creador y el contenido del mismo texto puede ser o no ser información exacta.

Enviado por: Ricardo González ( 29/abr/2007 )

Analogía por: Autor desconocido (venía con la reflexión) ( 29/abr/2007 )

comentarios@rickygzz.com.mx